El pasado 24 de julio sobre las 19:00h se producía un hecho terrible: una persona,  arrojó sin ningún tipo de contemplaciones y con el convencimiento de que nada le habría de suceder, un cubo que contenía un líquido corrosivo sobre una indefensa camada de 4 gatitos de apenas un mes de edad.
Afortunadamente las camareras de los bares de alrededor y ciudadanos que en ese momento se encontraban paseando acudieron en ayuda de los pequeños cuyos maullidos de dolor eran evidentes.
Gracias a la rápida intervención de estas personas se les quitó gran parte del líquido que cubría su cuerpo lavándolos con agua limpia, llegando estas personas a sufrir quemaduras en las manos, mientras veían como los pequeños perdían su pelo.
La Policía Portuaria, que había sido avisada, al comprobar la gravedad de los hechos dió aviso a la Policía Nacional, que procedió a la detención del agresor que permaneció una noche en calabozos quedando en libertad con cargos al día siguiente.
Los pequeños fueron ingresados con graves quemaduras en su cuerpo, en el exterior y en su interior y uno de ellos, el más afectado por el líquido corrosivo, falleció dos días después.

 

El dia 1 de agosto de les dió el alta hospitalaria para continuar el tratamiento en una casa de acogida. Decidimos que la casa de acogida fuera la Karol y Alberto, una pareja solidaria que se ofreció a cuidarlos, ya que viven cerca del veterinario donde se les ha atendido y ella además es auxiliar de veterinaria.

 

A día de hoy los tres supervivientes se recuperan satisfactoriamente. La rápida reacción evitó que el líquido quemara las capas inferiores de la dermis por lo que en la mayor parte del cuerpo les volverá a crecer el pelo. Aún tienen quemaduras que se están curando y que posiblemente les dejen cicatrices.

 

gatitos puerto buen estado
La madre de los gatitos (llamada Bolita por parte de algunas personas que trabajan en la zona de restauración del Puerto, que ya la conocían desde hace tiempo), por su parte, también se encuentra actualmente bien de salud, aunque con un evidente trauma que la mantiene angustiada y en constante alerta. Desde el momento en el que la recuperamos se le realizó un exhaustivo análisis médico y conocimos la triste noticia de que es positiva (tiene inmunodeficiencia felina). Poco después se la esterilizó.

 

Por desgracia, no la hemos podido reunir con sus hijos, por consejo expreso de los veterinarios, ya que su instinto sería el de chupar a sus gatitos y las heridas que estos todavía tienen podrían infectarse.
Actualmente ya tiene casa y aunque está asustada aún por el trauma, se va adaptando bien a su nueva vida:


 

Importante:
Esta noticia tan horrible rápidamente se hizo viral, no sólo en Alicante, sino también en el resto de España y hasta en el extranjero, por lo que como siempre ocurren las versiones de los hechos no siempre se han transmitido con total veracidad. Incluso, por las redes sociales corre la foto de Manuel, un señor jubilado que nada tiene que ver con estos hechos tan sádicos y sin embargo, se le acusa de ser el agresor sin ningún fundamento (alguien robó su foto del muro de Facebook). Aquí se puede ver la foto del inocente falsamente acusado.
Asimismo, un restaurante que tampoco tiene nada que ver con estos hechos, Delicias II, ha sido vilipendiado injustamente a través de las redes sociales únicamente porque su nombre se asemeja al del señor que cometió la agresión ¡Pero son 2 restaurantes distintos, sin ninguna conexión a parte del parecido en el nombre!
Por todo ello, por favor, pedimos prudencia a la hora de difundir todos los detalles de este caso y que se contrasten los datos antes de compartirlos sin más, sobre todo por parte de los medios de comunicación. Se puede hacer mucho daño a personas que no tienen la culpa de todo lo ocurrido.