Los datos son claros. Más del 95% de las amenazas a las que se enfrenta la biodiversidad tienen su origen en la actividad humana, (por enumerar algunos: caza, agrícultura con pesticidas y herbicidas, tala descontrolada, incendios forestales, presión y auge urbanístico).
Sin embargo, en los últimos tiempos se ha iniciado una campaña de señalamiento del gato cómo una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la vida silvestre. ¿De dónde viene esa animadversión? ¿Por qué esa campaña tan intensa contra este animal?
Es terrible los manifiestos, declaraciones y «ruido mediático» que generan, donde se les imputa, el cargo de alterar el equilibrio de la naturaleza, y por eso desde algunos sectores, se pide que no se protejan por la ley, y así «erradicar» cuando se considere que representan un problema 🤦🏻‍♀️
Por eso, es absolutamente necesario que los gatos tengan un capítulo específico en la Ley de Bienestar Animal. Con medidas eficaces, cómo el método CER, que nos pondrá a todos a trabajar en la misma dirección.
Dejemos de buscar un chivo expiatorio al que cargar con nuestra responsabilidad.
Hagamos un mea culpa y rememos todos en la dirección correcta.
Y que la prensa deje de avivar fuegos insanos. La opinión parece haber secuestrado a la información de la realidad, con consecuencias incluso mortales. Opinan, no demuestran, sacan de contexto con alevosía e incluso mienten… para desinformar!
(Publicado por Gatos en la Costa)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.